24 de noviembre de 2022

SUMAR. Un proyecto político con más preguntas que respuestas. Muchas dudas pocas certezas.

 (una larga reflexión para animar el debate)

[Sí, lo siento, este es un artículo largo, seguro que hay quien lo abandona por el camino, lo entiendo, pero es que, cuando se analizan procesos complejos, no hay respuestas simples, no se pueden valorar en cuatro líneas. Lo fácil es la calificación y la descalificación, las historias de buenos y malos. Pero así perdemos los matices, las incertidumbres, el análisis en definitiva. Me ha costado publicar este artículo, lo he meditado mucho porque seguro que también habrá quien diga que “se dan argumentos al enemigo”. Pero, si no somos autocríticos ¿cómo podremos mejorar? si no analizamos con detenimiento, desmenuzamos los procesos sociales, la realidad ¿cómo podremos cambiarla?]

.-.-.-.

Los grandes líderes han hablado. Cada uno con el estilo que le es propio. A la ciudanía le toca ahora callar y tratar de entender algunas de las frases dichas, especular sobre sus posibles significados… y seguir escuchando a los profetas. Quizá la próxima vez les entenderemos un poco mejor.

Pablo Iglesias ha dicho (6/11/22) que pobre de aquel o aquella que falte al respeto a la militancia de Podemos. Hubo quien, rápidamente, entendió que se refería a Yolanda Díaz… pero no, al día siguiente aclaró (él o por voz interpuesta) que se refería a los medios de comunicación. Pero después, en una entrevista en la SER, abundó en lo que parecía que era la primera interpretación…

Por su parte, Yolanda Díaz volvió a decir que si la gente apuesta por Sumar ella también está “dispuesta” para este proyecto –se entiende que para encabezarlo. “Si vosotras queréis sumar yo sí, voy a dar un paso adelante” (Pamplona, 7/11/22). Lo viene repitiendo desde hace al menos un año: si vosotros vais yo también. Pero no dice a dónde. Y ¿quién es “vosotros”? ¿los que están en cada mitin, los que se afilien a Sumar (en el futuro ahora parece que es imposible), los voluntarios? Se supone que se refiere a presentarse a las elecciones generales, pero tampoco está claro esto. Por otra parte, siempre dice que lo que se está construyendo no es un partido, no es una candidatura, ni va de siglas…, que lo que se está haciendo es un proceso de debate ciudadano, para diseñar la España que queremos para dentro de una década. Si fuera solo esto, su proyecto se podría considerar un nuevo think tank, un laboratorio de ideas o, si es numeroso y participativo, un nuevo movimiento político-ciudadano, de debates para elaborar propuestas, para dentro de diez años.

Díaz va “a dar un paso adelante”, tampoco aclara qué significa eso exactamente. Después afirmó que “Sumar no es complemento de nadie”. También se puede interpretar de muchas maneras: ¿será un partido u organización independiente de todos los demás? Normal. Pero también se puede interpretar cómo que será una entidad al margen, ni partido ni organización ni plataforma… ¿es eso lo que se quiere decir? ¿Por qué Yolanda no nos dice exactamente lo que quiere? A estas alturas del calendario –electoral- parece obligado que lo exprese. No que la Vicepresidenta diga qué va a ser Sumar, pero al menos que sí nos diga qué es lo que ella quiere que sea Sumar. Se supone que luego la decisión será colectiva, aunque tampoco sabemos cuál es el colectivo que va a decidir, quiénes, con qué estructura. Al menos decir: mis objetivos son éstos, luego, entre todos, veremos si llegamos o no a ellos.

La situación es divertida para los traductores de opinión, periodistas y tertulianos: tienen un filón con estos dirigentes políticos. Se pueden dedicar horas y horas a interpretar, traducir y explicar sus mensajes. Cada cual imagina lo que se ha querido decir y nos lo cuenta, incluso hay quien da diferentes interpretaciones de cada palabra e imagina sus correspondientes escenarios posibles.

El problema, como casi siempre, es tener claro de dónde venimos para poder definir dónde estamos y a dónde vamos. Solo unas líneas para recordar por qué se habla tanto de Yolanda Díaz como futura candidata a la Presidencia del Gobierno. Fue a partir de la propuesta de Pablo Iglesias (marzo 2021): el mismo día y en el mismo acto que el Vicepresidente del Gobierno presentó su renuncia, nombra a Yolanda Díaz como sucesora, no solo para sustituirle en la Vicepresidencia que él ocupaba, (lo cual podría ser asumible, aunque algo tendrían que haber opinado en Unidas Podemos y en el grupo parlamentario), sino que, además, indica que Yolanda sería una magnifica Presidenta de Gobierno. No tardó ni un minuto en ligar las tres cosas en el mismo acto: dimisión, sustitución y candidatura.

A partir de ahí, hace ya más de un año y medio, Yolanda Díaz entra en un proceso difícil. Ni rechaza la propuesta de Iglesias ni la admite explícitamente. En un contexto de creciente prestigio como ministra, durante un proceso en que ha salvado la reforma laboral por la que ha estado trabajando duramente durante años. El prestigio de la Vice cada día es mayor. Entre sus muchas virtudes está el saber gestionar y pactar, el elegir y tratar bien los temas que más afectan a la mayoría de las clases trabajadoras (derechos sociales, laborales, etc.), los asuntos principales de la política y la economía y hacerlo de forma comprensible para la mayoría. Huyendo de perderse en temas minoritarios y controvertidos en los que, con tanta facilidad, se enrocan las izquierdas. Esto está en el suma de la Vicepresidenta, pero también tiene sus restas. Veamos brevemente la evolución.

Primero se habló de que se iba a construir un “frente amplio”. Pero un frente amplio se hace, se ha hecho en países latinoamericanos, uniendo a diferentes partidos y organizaciones ya existentes y planteando dar un gran “salto adelante”, a partir de éstos, con candidaturas unitarias que agrupen también a gente independiente, coaliciones, etc. En Europa tenemos procesos parecidos con el nacimiento de la Francia Insumisa, la griega Syriza… Esto conlleva que, en principio, son los partidos existentes los que toman la iniciativa, dirigen el proceso, pero parece no se quería esto desde la Vicepresidenta. Se optó por otra vía, “un proceso de escucha de la sociedad”. Viajar por toda España y escuchar a la gente, a las organizaciones y movimientos sociales, a esto que, para resumir, le llamamos “sociedad civil”, aunque sean dos palabras difíciles de definir, ya que todo lo que no es Estado es sociedad civil, desde una asociación vecinal hasta la fundación de un banco.

Si me limito a escuchar, yo escucho a todo el mundo -lo cual está muy bien- pero luego yo decido lo que considere, porque yo soy el que escucho y el que decido. No tengo ninguna estructura, ni ninguna forma articulada conocida sobre lo que escucho, qué es lo que se va a hacer, qué es y qué no voy a incluir en un programa electoral. Ningún compromiso. En cualquier proceso global de escucha salen miles de propuestas ¿cómo se articula cuáles se aceptan y cuáles no? Y sobre todo ¿quién está legitimado para decidirlo? En última instancia ¿una sola persona?

Los movimientos sociales y las asociaciones vecinales han sufrido procesos de seudoparticipación ciudadana durante décadas: ante las reivindicaciones vecinales y sociales, frecuentemente son convocados a reuniones, a órganos de participación (municipales y alguna vez autonómicos), en los que se les escucha atentamente sus propuestas. Para luego los gobiernos decidir lo que quieren. Incluso hay gobiernos locales que se han atrevido a convocar y llamar “presupuestos participativos” que han consistido en una reunión con las asociaciones de la localidad para contarles lo que va a hacer el gobierno y dejarles hablar. Un proceso de “escucha” por definición no es igualitario: yo que estoy en el poder escucho a los que no tienen poder. Luego ya veremos qué hacemos.

Hubiera sido diferente si ese proceso se realiza de abajo a arriba y, después, de arriba hacia abajo. Me explico: si una organización política elige su candidatura a las próximas elecciones mediante un proceso participativo de su militancia y simpatizantes, es un proceso de debate que lleva a que se elija en primarias una candidatura concreta y sus cabezas de lista. Después de ese proceso, una vez que tienes esa candidatura, está muy bien que se hagan procesos de escucha y debate: todo el mundo que acude sabe a qué va, para qué y, sobre todo, con quién. De hecho, es así cómo se realiza en muchos procesos electorales locales y autonómicos. Las organizaciones sociales saben que se reúnen con lxs candidatxs, a quienes proponen acciones, reclaman, sugieren propuestas para el programa, compromisos, etc. No ocurre así en Sumar, al menos hasta ahora. 

También fue diferente el proceso en las elecciones locales de 2015, en la estela del 15M fue un proceso sobre todo de abajo hacia arriba: partidos, nuevos y viejos, con mucha gente independiente, crearon nuevos procesos unitarios, de Ganemos, Comunes… realizaron miles de asambleas y concretaron propuestas programáticas, después toda esa gente realizó primarias de las que salieron las candidaturas, y se pactaron en algunos casos con partidos propuestas, como que fuera Manuela Carmena en la nueva plataforma de Ahora Madrid. Un proceso de abajo a arriba bastante exitoso. No es el caso de Yolanda Díaz, que es un proceso de arriba hacia abajo, con más dudas que certezas. Esperemos que no pase como con Carmena que, una vez elegida por ese pacto interno masivo e ilusionante, pensó después, en 2019, que era ella quién debía elegir y decidir a su equipo, sin crear organización ni funcionar democráticamente. 

Sumar despacio es mejor que los juegos de suma cero

El siguiente paso de Yolanda en el proceso de escucha ha sido lanzar Sumar. Con gran éxito de asistencia en todos los actos que organiza. Pero las fricciones con Podemos han ido a más, y más en las últimas semanas. Y es que, llegado a este punto, no le queda más remedio a Sumar y a su lideresa que clarificar qué es lo que se quiere. Solo se ven dos posibles vías:

  1. El planteamiento de Sumar como punto de encuentro, de puesta en común de académicos y activistas, elaborando propuestas para los próximos diez años, la España que queremos en 2030. Un movimiento político-ciudadano que se limita a eso y se articula, se relaciona con los partidos de izquierda para llevar a cabo esas propuestas. Sumar ha conseguido en poco tiempo agrupar a personas relevantes en todos los ámbitos sectoriales, con 35 grupos de trabajo específicos, mayoritariamente del mundo universitario y algunos líderes sociales y sindicales. No tiene más estructura conocida que ésta. Puede seguir así dejando claro que no participará en ninguna contienda electoral. Qué solo está aquí para ayudar a los que se presentan, intentar unirlos, etc. Esto clarificaría totalmente la situación.    
  2. Puede definir que lo realizado se encamina también a crear organización para presentarse a las próximas elecciones. Tienen que decidir si esto o la vía anterior. Aquí está lo difícil: limitarse a animar a que todas las organizaciones a la izquierda del PSOE vayan unidas o que vayan con Sumar, o en Sumar. Si no se consigue ¿Sumar se presentaría en solitario? Díaz ha repetido que Sumar no va de construir un nuevo partido, que ese no es el objetivo, que sí es el diseño de un proyecto de país en base a un acuerdo programático, un "nuevo contrato social".

Las últimas declaraciones de Yolanda parecen indicar que sí que se presentará a las elecciones generales. Pero ¿quién ha elegido a Yolanda Díaz para ser la candidata unitaria de las izquierdas en las generales?: nadie. Al menos ninguna organización. Solo en su día fue la propuesta de Pablo Iglesias, que parece que ya no está. Pero, y este es un pero importante, Izquierda Unida sí ha dicho públicamente que apoya a Díaz para ser candidata a la Presidencia del Gobierno. La dirección de IU lo ha dicho de forma clara, pero no se ha aprobado en ningún proceso democrático interno de IU, en ningunas primarias –lógico dado que la propia Díaz aún no ha aclarado su candidatura. Sí recordar que la dirección de IU ha sido elegida democráticamente en su organización y ha decidido apoyar sin fisuras a la Vicepresidenta. No es así en Sumar que no ha decido nada. Hoy por hoy, parece que solo está registrada como una asociación, a la que se puede aportar donativos o ser voluntario, pero no afiliarse, hacerse socio/a.

Todos los partidos, sindicatos y asociaciones tienen unos Estatutos, registrados en órgano público oficial, que obligatoriamente deben incluir la forma de elección de su Junta Directiva (se les llame así u otro nombre), cómo se elige a su Presidente, su estructura organizativa, etc. que debe ser democrática para poder registrarse ¿Cuál es la Junta Directiva de Sumar? ¿Por qué no se hace pública? ¿Se puede lanzar un proyecto para cambiar el país sin que se sepa quién lo dirige más allá de una sola persona?  

El muy breve manifiesto público fundacional de Sumar se titula “Un nuevo proyecto ciudadano”, sus primeras líneas irían en línea con la construcción de un nuevo movimiento social, pero un párrafo después se indica “Sumar es una iniciativa para impulsar el proceso de escucha que llevará a Yolanda Díaz a recorrer el conjunto del país” (https://sumarfuturo.info/manifesto/). Vuelta a presentarnos solo un proyecto personalista, Díaz nos escuchará. El resto gira en torno a su figura. En la web de Sumar no encontraremos explicación alguna sobre su estructura, más allá de presentar el nombre y quien dirige los 35 grupos de trabajo. No encontramos, a fecha de hoy al menos, cómo participar en algún grupo de trabajo o tema concreto, ni cuáles son los Estatutos o las normas de funcionamiento de la asociación Sumar. En el apartado “resolviendo dudas” básicamente se indica que próximamente se explicará cómo se harán las cosas... Conclusión, todo está por hacer.

Es evidente que los partidos (Podemos, IU, En Comú Podem, etc.) tienen todo el derecho del mundo a debatir quiénes van a estar en sus candidaturas, con qué acuerdos, etc. Decir que “esto no va de siglas, no va de partidos” queda muy bien en muchos sitios, para mucha gente de todos los sesgos ideológicos, y más en España, con una cultura antipartidos secular por su herencia franquista, con una desconfianza histórica hacia todo lo colectivo y político, pero ¿es eso lo que queremos? Las personas que se presentan en unas elecciones (locales, autonómicas, generales) lo hacen por partidos o por coaliciones, no hay más posibilidades legales ¡conviene recordarlo! -salvo el caso de agrupaciones de electores, solo posibles en municipios pequeños. Hay gran cantidad de gente anti partidos, progresista y de izquierdas también, que odian los tejemanejes de las estructuras internas, de los “fontaneros”, de los cuadros profesionalizados en la política interna. Y no les faltan razones. Pero no hagamos una candidatura sin organización, no nos metamos en caudillismos, la alternativa a los partidos existentes no son los hiperliderazgos personalistas. La alternativa es democratizar las organizaciones políticas. Más y mejor democracia.   

Iglesias: “Pensar que es posible una izquierda sin Podemos, más allá de los cantos de sirena de la progresía mediática que lo desea indisimuladamente, no solo es arrogante. Además es torpe”. Cierto. Ahora los medios nos presentan a Podemos como el malo de la película, como antes se hacía con IU.

Las declaraciones posteriores de Díaz diciendo que “Sumar no es complemento de nadie”: nueva frase pienso que desatinada. Si se quiere que Sumar contribuya a unir, a posibilitar la suma de todos, o se intente al menos, Sumar debería ser la argamasa, el cemento que une a las organizaciones existentes ya citadas (Podemos, IU, etc.) y a muchas más, colectivos y personas independientes. Sumar puede ser el complemento adecuado, necesario y positivo para caminar en esa dirección unitaria. Díaz también ha dicho: “No sobra nadie: necesitamos todas las inteligencias, todas las manos, todos los afectos” (en Pamplona, 8.11.22). Bien. “necesitamos” a todos, pero, por ejemplo, ¿cómo se confeccionarán las listas de cada provincia para las generales? Volvemos a tener dos vías: o hay un pacto entre los partidos y fuerzas realmente existentes, hay consenso, o quién decide ¿lo decide Yolanda Díaz? ¿lo decide un equipo nombrado por ella, ya que Sumar no es un partido ni quiere serlo? La única vía democrática es la de acuerdos y consensos y, a estas alturas de los tiempos y los procesos, exige un acuerdo por arriba, entre las cúpulas de los partidos y organizaciones existentes, incluido Sumar que funcionaría como el motor de acuerdos… Si estuviéramos hablando hace un año, sí habría una posible tercera vía: que Sumar hubiera conseguido aglutinar y unir a todas esas fuerzas a la izquierda del PSOE y se consensuara entre todas las organizaciones la creación de una nueva plataforma/coalición plural, con nuevos censos de afiliación y que sus miembros en primarias eligieran las nuevas listas. De abajo hacia arriba se hubieran creado nuevas asambleas locales y provinciales unitarias. Para este proceso, que es el ideal, ya parece que no hay tiempo.

Para las municipales y autonómicas menos tiempo aún: o hay acuerdo pronto, aunque sea de mínimos o se va al desastre. Y, en esto la razón también se inclina hacia Podemos: que nadie piense que de un desastre en las elecciones municipales y autonómicas va a salir la “obligación” de un buen acuerdo para las generales. De los desastres y hundimientos solo saldrá o un “sálvense quien pueda”, todos contra todos, o acuerdos que se percibirán como el pacto de los perdedores, el pacto de la desesperación.

La vida sigue, la política también. El pasado día 22 Yolanda Díaz publicaba una carta donde especificaba “Sumar pasa por volver a escucharnos, por dialogar entre diferentes y por ser capaces de llegar a acuerdos. Sumar va de volver a mirar hacia afuera, de mirar al futuro y dejar de mirarnos el ombligo. En estos tiempos, en los que tanta gente desconfía de la política, hay que darles razones para la esperanza. Hay que recordar que una ciudadanía activa y crítica es el motor para que la política transforme la vida de la gente” (https://temas.publico.es/publico-eres-tu/todo-el-futuro-por-delante/#md=modulo-portada-bloque:4col-t2;mm=mobile-medium). Palabras muy bonitas, inspiradoras, poesía política o política poética, pero en concreto ¿qué significan? Yo desde luego no lo sé, me pierdo entre tan grandes y bellas palabras.

Aún se está a tiempo de mantener la ilusión por el proyecto, de volver a animar a la ciudadanía en un proyecto de verdad sumatorio, pero para sumar hay que partir de lo realmente existente: partidos, organizaciones políticas y activistas independientes. En política, como en todo en la vida, o se avanza o se retrocede. No es posible estar quietos y guardar el equilibrio. Los problemas están ahí, las cercanas convocatorias electorales también. 

Hay quien ya piensa en el futuro más a medio plazo, volvemos a las propuestas para una década. Antonio Antón: “queda pendiente para toda la siguiente legislatura la misión de conformar todo el conglomerado político en sus distintos niveles en un proceso confederativo, con un liderazgo coral y transitoriamente como coaliciones, más o menos compactas, a la espera de reunir condiciones suficientes para un auténtico proceso constituyente, unitario y compartido. Si se aspira a desarrollar un proyecto de país para una década es preciso avanzar en el contenido, condiciones y marco temporal de los tres aspectos encadenados: programa, estrategia y sujeto político y social. O sea, política pura de la buena para implementar. El liderazgo colectivo se debe curtir en ello”. Acertadamente Antón termina indicando: “El liderazgo de Yolanda Díaz depende de que impulse y se alcance una solución pactada” (La pugna por el liderazgo en el espacio del cambio – Rebelion).

Si se trata de escucha y dialogar… ¿tan difícil es que se sienten Yolanda Díaz, Ione Belarra, Alberto Garzón, Ada Colau… alrededor de una mesa y lleguen a un acuerdo, a algún tipo de pacto? -y que no se les deje salir de la reunión hasta que no pacten. Y al día siguiente los mismos, Unidas Podemos y confluencias, se reúnan, para lo mismo, con I. Errejón, Mónica Garcia, Teresa Rodriguez para tratar de llegar a un acuerdo, de mínimos pero que ahora sería percibido como de máximos dado el mal ambiente creado…

Ya por favor. Con la que está cayendo, guerra en Europa, inflación disparada, casi un tercio de la población española por debajo del umbral de la pobreza, destrozos privatizadores en sanidad y educación… Con todo esto encima de la mesa ¿queremos repetir el desastre de Andalucía? –recordemos que el desastre no fue por falta de acuerdo (salvo con T. Rodríguez), vino de la mano de una negociación de ultimísima hora que se percibió públicamente como artificial, abrupta y por interés más partidista que social.

¿Será necesario que los votantes hagamos manifestaciones delante de sus respectivas sedes, rezando, en plan vigilia, rogándoles un pacto?

Tomás Alberich

10 de noviembre de 2022

De la ley trans a la de vivienda, divisiones y errores en las izquierdas

 La tramitación de la ley trans se ha convertido en un filón para las derechas y sus poderes mediáticos. “Pocas leyes en nuestra historia democrática reciente han generado tantos encontronazos como la ley trans. No sólo por las disputas políticas dentro del primer gobierno de coalición de España, sino también por las tensiones que ha creado dentro del PSOE, en el propio grupo de Unidas Podemos o entre las organizaciones LGTBI y parte del feminismo, históricos aliados” decía recientemente Marisa Kohan (Público.es 31/10/2022). No podemos estar más de acuerdo: se está utilizando para dividir a las izquierdas, los canales televisivos y mediáticos han encontrado un filón en el tema, dedicando múltiples horas a mostrar las diferentes posturas sobre cada disputa dentro del Gobierno, de cada partido y dentro del feminismo. Fricciones por ejemplo sobre el tema de la edad, quienes tienen que intervenir en cada procedimiento de transexualidad, qué agentes según se tenga 12, 14 o 16 años.


Hay que recordar que la población transexual, por definición, busca la transición “hombre a mujer” o “mujer a hombre”, mediante una intervención externa, medicalizada y/o mediante cirugía, por lo tanto la intervención médica estará siempre presente, negarlo es absurdo. El debate de cuándo y cómo interviene el personal médico en cada fase de la transición, según las edades, no puede constituir lo esencial de la discusión sobre un proyecto de ley. Debería de haber al menos un acuerdo de consenso en que sí que tienen que intervenir estos agentes externos en el diagnóstico. En todo caso, para decidir, habrá que recoger la opinión del personal experto en la materia y de las ciencias de la salud, no solo la opinión de los afectados. Ya que por definición la transexualidad se manifiesta en el deseo de someterse a tratamiento quirúrgico u hormonal para hacer que el propio cuerpo concuerde lo más posible con el sexo preferido.

Mientras, las derechas disfrutan de las peleas intestinas de las izquierdas, partiéndose de risa o diciendo, con su simpleza habitual, que la ley es un capricho de la izquierda y que la abolirán en cuanto lleguen al poder. No es un tema para tomárselo a guasa, la ley afectará a derechos fundamentales de futuras generaciones de la población afectada pero ¿de cuantas personas estamos hablando? En los informativos de las televisiones más “progresistas”, de la Sexta y en la 1 de la pública Rtve, ha habido días en que parecía que era el tema principal de vulneración de Derechos Humanos en la sociedad española. Entre todas las informaciones, solo una vez se ha comentado que “la población transexual supone alrededor del 0,1% en España, menos de 50.000 personas” (por supuesto no se ha explicado estas cifras ni se han dado las fuentes). Es muy difícil conocer las cifras reales, pero algunos estudios dan datos aun menores.

En la investigación de la doctora Mayra Chárriez Cordero (publicado en la revista Griot, 2013) se realiza una recopilación de datos cuantitativos de múltiples fuentes que aporta porcentajes menores: “las estadísticas mundiales señalan que hay 1:100,000 hombres que se sienten mujer psíquicamente y 1:200,000 mujeres que psíquicamente se consideran varones”. En un estudio realizado en 15 países europeos las cifras también son mínimas aunque un poco superiores, se consideró que hay 1 de cada 35.000 varones transexuales y una de cada 105.000 mujeres transexuales y en el caso de España los datos recopilados nos igualan a la media mundial: 1 por cada 100.000 transexuales masculinos y 1 de cada 200.000 transexuales femeninos. En conclusión “de acuerdo a las Guías de Transexualidad (Becerra, 2002) y al Instituto Nacional de Estadística (Citado en Bustos Moreno, 2008) se estima que la prevalencia de Trastornos de Identidad de Género en España representan un total de 2,024 transexuales (1,438 de varón a mujer y 586 de mujer a varón). Del total, tras el adecuado proceso diagnóstico serían candidatos a cirugía un máximo de 404 personas” en España, según la investigación citada de Chárriez Cordero.

En un estudio más reciente, de Pedro González Fernández -Universidad del País Vasco “Evolución demográfica y morbilidad en la población transexual de Euskadi (2009-2020)”, publicado en marzo de 2022, los datos globales vuelven a ser superiores, pero no dejan de ser casi insignificantes: “Resultados: La frecuencia de la transexualidad en Euskadi es de 2.4 casos por cada 10.000 habitantes”. Es decir 0,024%. Las discrepancias en los datos seguramente se deben a su procedencia: los que son de encuestas sobre el total de población y a los que son datos sobre personas registradas, siempre menores (nos daría el 0,001% en los estudios globales citados anteriormente).

También hay que considerar que a la mayoría de esa pequeña población la nueva ley le va a afectar mínimamente: son personas adultas que han conseguido el cambio de sexo personal, registral u oficial. Va a afectar sobre todo a las nuevas generaciones, a futuros/ras transexuales, les va a afectar en algo a un porcentaje del mínimo citado. Desde luego para lo que sí ha servido la tramitación de la Ley es para que los medios se dediquen a mostrarnos las disputas internas en las izquierdas un día tras otro. Y que las derechas ataquen con seudoinformaciones o mentiras del tipo de cuánto dinero público se va a dedicar a operaciones de cambio de sexo cuando hay enfermedades raras o nuevos tratamientos costosos que no se están asumiendo por la Seguridad Social.

No es un problema social comparable a otros, como la homofobia o los derechos de homosexuales, a veces se incluye en el mismo paquete mezclando todo lo relacionado con LGTBI, que sí afecta a un porcentaje de población importante, solo LGB representa entre el 10 y el 12 por ciento de la población. No es lo mismo hablar de problemas que afectan en España a varios miles de personas (entre el 0,024% y el 0,001%) que otros que incumben a cinco millones.

En las izquierdas hay una tradicional facilidad para tomar como cuestión de principios cualquier tema a debate, rasgarse las vestiduras y decir “por ahí no paso”. No voy a entrar en el tema de fondo que se está debatiendo, hay argumentos para todos los gustos sobre cómo debe realizarse la tramitación de la autodeterminación de género en las personas entre 12 y 14 o 16 años. Pero ¿realmente pensamos que la sociedad española asume como suyo este debate? ¿son estas diferencias tan importantes? ¿Somos conscientes o no de que estos temas nos alejan de la mayoría social? Este es, precisamente, un tema que poco tiene que ver con las preocupaciones de la mayoría y con las diferencias entre clases sociales, que es donde las izquierdas sí puedan mostrarse radicales. No digo que no se legisle sobre la transexualidad, digo que la agenda de los temas a debate público no nos la confeccionen los adversarios.

La vivienda

Un tema diferente: la ley de vivienda y los desahucios. Han afectado a cientos de miles de españoles, año tras año. Y ahí entran en juego todos los intereses de cada clase social. Es la muestra más clara de un problema sustancial, que afecta a un derecho fundamental, el derecho a tener un espacio donde vivir. Se ha hablado bastante de esto pero pocas veces, en pocos artículos, no digamos ya en reportajes televisivos, se profundiza en el tema. A qué clases sociales afecta y cómo se resolvió el problema de los bancos endeudados a partir de la crisis de 2008.

Los bancos, rescatados con dinero público, se hicieron propietarios de decenas de miles de viviendas de gente que han echado a la calle. Nuestro dinero –público-, el de todos, se ha empleado no para rescatar a las familias, si no para que los bancos siguieran ilegítimamente enriqueciéndose. En 2012 en España teníamos un problema fundamental: por la crisis cientos de miles de familias no podían pagar la hipoteca de sus viviendas. Las entidades financieras no recibían ese dinero e iban a entrar en bancarrota. El gobierno del PP podía haber decidido lo más lógico y justo: aportar préstamos (a bajo interés y a largo plazo) para que esas familias siguieran teniendo hipoteca, pero la pagaran poco a poco y en más años… Así las familias hubieran conservado sus viviendas y los bancos seguirían recibiendo dinero, aunque fuera menos, pero sin caer en la bancarrota. El gobierno decidió lo contrario: regalar dinero directamente a los bancos y que las familias se quedaran sin vivienda, en la calle. Además los bancos se convirtieron en propietarios, mediante los desahucios, de cientos de miles de viviendas que no querían para nada. Siguiente paso para beneficiarles: crear el banco malo, la SAREB, para pasarle esos activos “tóxicos”-porque nadie los quería, excepto las familias a las que se les había arrebatado la propiedad. Conclusión, más de 30.000 millones de euros que hemos perdido todos los españoles y cientos de miles de familias viviendo en la calle o hacinadas con familiares, en infraviviendas o de okupas. 

Ahora mismo, aún los bancos y la SAREB siguen siendo propietarios de miles de viviendas que se niegan a que sean utilizables mediante alquileres sociales, salvo alguna pequeña excepción, como el acuerdo conseguido por Ada Colau. Las entidades bancarias y la SAREB son verdaderos okupas de viviendas, las han conseguido protegidas por el dinero público, las mantienen okupadas para nada, en vez de ponerlas a disposición de la gente. Habría que plantearse, si se okupa una casa okupada ¿se es okupa o desokupa? Si se okupa lo ilegítimamente okupado por otros al menos habría que aplicar el viejo refrán de “el que roba a un ladrón tiene cien años de perdón”.

La acción del Gobierno tiene que ser fundamental para resolver este problema y también para desatascar la ley de vivienda que, en una medida u otra nos afecta a todos. Aquí hay que recordar que el PSOE votó con el PP negándose repetidamente a crear una nueva ley de vivienda, modificar las facilidades para las hipotecas abusivas y otras propuestas planteadas anteriormente por IU en el Congreso, la propuesta de ILP de la PAH, etc. En este tema se ve a quién representa cada partido. Por eso las dificultades para sacar adelante una nueva legislación.

Las izquierdas gubernamentales tienen que ser especialmente cuidadosas en escoger los temas que más afectan a la población y que más interesan. No dejarse marcar la agenda pública por intereses espurios y por el poder mediático, que ya sabemos a quién representa e interesa.

Las formas. Acertemos en la táctica, mantengamos la estrategia

No solo marcar agenda de debate social si no también hacerlo con un lenguaje comprensible que llegue a la mayoría. Hablemos del problema de la vivienda, no de buscar "soluciones habitacionales" para posible población afectada. Huir de modernismos y tecnicismos que, hoy por hoy, pueden ser interesantes para debates académicos o internos ¿Qué lenguaje queremos para las próximas décadas? podría ser el título de unas jornadas universitarias. Los dirigentes políticos se alejan de la inmensa mayoría cuando, por ejemplo, dicen “les niñes tienen el derecho a tener las relaciones sexuales que quieran, siempre que sean consentidas”. Este tipo de discurso, desacertado en la forma y en el fondo, realizado por dirigentes o máximos poderes gubernamentales, pocos votos atraerán, más bien lo contrario.

Cuando un concejal o dirigente político varón habla de “nosotras las que…” Está muy bien para utilizar nuestro propio idioma y nuestra jerga idiomática, con sus claves internas y sus guiños, feministas en este caso, muy satisfactorio para las personas del grupo donde nos movemos, para recibir sus aplausos, pero ¿se está investigando cómo lo recibe la mayoría de la población? Qué sentimientos le produce, cercanía o rechazo, o simplemente de no entender. Acertemos en la táctica, en lo cercano e inmediato, sin desviarnos de nuestros objetivos a largo plazo, estratégicos. 

Si queremos sumar hay que centrarse en lo importante para la mayoría y que sea entendido (y a Sumar dedicaremos el próximo artículo).

1 de septiembre de 2022

Dos días en el Ashram (de Villalba a Almería)

 


Lunes 18 de julio 2022

Después de una casi tranquila reunión de la confluencia local, asamblea pre Pleno municipal que abandono antes de que termine, encamino ruta a casa para que me dé tiempo a cenar. Riego un poquito, como algo y bajo andando a la Estación de tren de Villalba. El bus sale a las 23,59 h. tengo tiempo, pero prefiero ir sobrado y tranquilo, ya que es la primera vez que hago esta ruta viajera. Supongo que la extraña hora de salida es para que no cambie el día y la gente no se haga el lío, porque si pones salida a las 24,00 o 24,01 del día 19 es lo mismo pero se lía la cosa… ¿se debe poner 24h o se pone 00h?

Total que cojo el tren a Madrid, que siempre va con algo de retraso, pero a las 23,00 ya estoy en la estación de Méndez Álvaro.

Sorprende llegar a estas horas a una estación de autobuses y ver a cientos de personas moviéndose en todas direcciones, en un día de diario, sin puente ni nada… El intercambiador es amplio con varias plantas desde el nivel de la estación de tren de cercanías y después de bajar un tanto te vuelves a sorprender al ver tantas dársenas con sus autobuses y a nivel de calle, en fin que no se entiende muy bien. Más y más gente, muchos con las mascarillas puestas o en el brazo, corriendo arriba y abajo.

La espera se hace un poco larga, no hay asientos o bancos para descansar, solo unas barras horizontales donde apoyar mínima parte del trasero. Muy de moda últimamente, inventadas por algún torturador frustrado. Después, por fin, a las 12 menos cinco de la noche empieza el conductor a dejarnos pasar al autobús, haciendo las veces de portero y controlador, junto a la puerta de la estación que da acceso al bus.

Se sientan a mi lado varios tíos grandes, como en buena parte del autobús unos negrazos que van y vienen de Almería a Madrid a trabajar supongo. El bus va casi lleno y con todo tipo de gente, predominantemente juvenil. El acompañante del asiento de al lado se pone a ver pelis en el móvil, con los cascos puestos, permanece en silencio y sin moverse casi toda la noche. No ocurre lo mismo con el de atrás, al que la suerte le acompañó dejándole dos asientos para él solo, pero que aprovecha para despancijarse a lo largo, lo cual no sería ningún problema para los que vamos delante si no fuera porque cada vez que se mueve y despereza lo hace apoyando su brazo sobre nuestras cabezas o tocando las mismas… hasta el punto de que, a la tercera o cuarta vez y ya cerca de nuestro destino, le llamo la atención, sin respuesta aparente por su parte, me ignora totalmente. No sé si está borracho o es así de idiota. Me quedo con la duda.

Emprendido el viaje me voy quedando frío primero, helado después. Al rato además con ganas de ir al servicio. Después ya me duele todo. No sé si es el frío o que me estoy meando a reventar. Sé que el bus tiene que parar en algún momento del recorrido, supongo que hacía la mitad, y no sé si voy a aguantar tanto. Se supone que hay un servicio en el bus pero no lo he visto y no pregunto. Veo que la gente se va tapando paulatinamente con lo que puede. Se saca ropa de bolsas o maletas y se tapan. Nadie protesta o dice algo.

Pero ¡milagro! el bus para cerca de la Carolina, apenas llevamos dos horas y pico de viaje de las seis y media que dura. Bajamos a tropel. Todos a los baños…. Resulta que no, que apenas tenía ganas de mear, que las molestias eran por el frío, un rato en la calle y me recupero para todo. Apenas he dormido. Los asientos son duros como piedras y el espacio mínimo.

Volvemos al bus y pa’Almería todo seguido. Solo vuelve a hacer una parada técnica, para bajar y subir gente. No se deja moverse fuera al resto.

Llegamos casi puntuales, pasadas las 6.30 h a la estación de Almería. Allí está esperándome, sentado tranquilamente Antonio. Nos montamos en gran y viejo Peugeot y tomamos camino a varios sitios antes de ir al Ashram. Me comenta que vamos primero cerca de El Ejido y disfrutamos del paisaje: miles y miles de invernaderos, un mar de plásticos sin fin cubren todo el horizonte. Se va más plástico que mar. El Ejido siempre me recuerda los episodios masivos de racismo de principios de siglo, contra la población que precisamente es parte de su boom económico. Siempre gobierna el PP y ahora Vox tiene más concejales que el PSOE. O sea voto a derecha y ultraderecha y un poquito a centro.

Paramos en uno de los múltiples almacenes/empresas distribuidoras de frutas y verduras. Me cuenta como hablaron con esta empresa hace tiempo, para que donaran al grupo religioso del Ashram género que estuviera no apto para el consumo humano o con fecha próxima de caducidad, en principio para dar de comer a los animales que tienen en el Ashram. Y no solo hicieron eso: les dan cajas y cajas con comida todavía en buen estado. Cargamos un montón en el coche que llenamos a rebosar, con género que costaría varios cientos de euros si se comprara en Madrid. Lo regalan todo. A me comenta que también lo hacen con otra asociación religiosa cristiana. Es una forma de apoyar la labor social que hacen estas entidades. Entre otros aspectos el Ashram –que es de acceso libre y acude todo tipo de gente, algunos bastante pirados, supongo se curan un poco en la estancia. En el Ashram al menos encuentran un poco de paz, comprensión y apoyo. A más de uno/a le habrá venido muy bien la estancia para su recuperación psicológica al menos.

Paramos a echar gasolina en la estación de servicio de La Aldeilla, aunque no se ve aldea alguna por ningún sitio, el nombre tiene su gracia.

Por fin llegamos al municipio de destino, Gérgal. Primero paramos a desayunar, dos buenos cafés con leche con sendas tostadas, pan, buen aceite, tomate y queso fundido. En el Ashram no hay café ni té, ni ningún tipo de bebidas estimulantes, ni por supuesto alcohol ni drogas, ni legales ni ilegales. Así que A aprovecha cada mañana para tomarse un buen café con leche, con todo lo demás.

Todavía queda en el coche un pequeño espacio donde albergar unas cuantas sandías y melones que compra a simpática joven vendedora ambulante. Reanudamos la marcha y me comenta un detalle, entre tantos, de la vida en el Ashram: no usan papel higiénico. Cada uno/a se lava sus partes en el bidé que hay al lado de la taza… Le comento que me parece magnífico, muy ecológico, pero mejor paramos a comprar papel higiénico pa’mi al menos… dice que estará cerrado, no son ni las nueve de la mañana aún… Pero afortunadamente pasamos al lado del super y está abierto¡! Me bajo raudo a la compra, también a por mantequilla y alguna cosa más –elemento esencial para el régimen vegetariano del Ashram, no carne pero sí muchos derivados de la leche, son vegetarianos pero no veganos –el veganismo sería otra religión a añadir y ya tienen bastante con la que tienen y practican. No venden rollos de papel ni sueltos ni agarrados: el mínimo es el paquete de seis rollos, así que haré donación… cargamos al coche-almacén con lo nuevo.

Salimos del pueblo y enfilamos a la pedanía de Las Aneas, donde está nuestro destino. Llegados al pequeño núcleo de población paramos en casa de unos nuevos vecinos, se han asentado un grupo de 6 o 7 alemanes que han comprado un caserío, casa baja y amplia con su estupenda finca de varias hectáreas, situada justo enfrente del Ashram, ambas separadas solo por el barranco de los Malagueños. Un paisaje muy bello, olivos, algunos árboles frutales, huertos. Paramos para regalarles pequeña parte de la donación. Llevan solo unos meses en el lugar. No son devotos de Krishna pero están en ello… simpatizantes de momento.

Por fin nos adentramos por una vieja carretera -llamarla así ya es mucho, camino de cabras más bien, hacia el bendito Ashram. Aparcamos al lado del edificio. Casa de dos plantas, más bien una muy extensa, con bastantes habitaciones, y la buhardilla, diáfana, muy bonita y que conozco luego, es donde está instalado el templo. Y un edificio anexo no visitable, del antiguo gurú que falleció el año pasado, y algunas instalaciones pequeñas. La propiedad es de varias hectáreas, sube hasta la misma montaña, todo es de la asociación religiosa de tradición hindú “Suddha Niryananda Vaisnava Parinava” y el nombre oficial donde estamos es “Jahnava Mandir Templo y Ashram”.

Cuando llegamos el sol ya lleva un rato castigando a los mortales. Hay que descalzarse para entrar al Ashram, a mí me permiten entrar con chanclas, después de dejar los zapatos (deportivas) en la entrada, con otros cerca de la docena que permanecen en la entrada al edificio. Me dejan ese favor no sé si particular o plural. Todos los demás van siempre descalzos. El suelo está bastante limpio. No se puede decir lo mismo de todo lo demás. Las arañas, avispas, moscas y demás bichos son todos hijos de dios, o de Krishna, no lo tengo claro, el caso es que no se les mata. Pregunto: pero las telarañas las quitaréis de vez en cuando y entonces las pobres arañas… “bueno, muy muy de vez en cuando” me responde. Hay un par de nuevas mosquiteras instaladas en las grandes ventanas que reducen bastante el número de animales voladores.

El cuarto de baño un poco cochambroso. Es lo que hay. Tampoco esto es un hotel. La gran lata-papelera con restos de papeles sucios junto a la taza mejor no la comentamos.

Me enseña mi habitación. Da casi al norte, bastante fresquita. Me quedo a echar una cabezadita, dado que apenas he dormido por la noche. Se está bien dadas las circunstancias. Pero la vaca está en la habitación de al lado y no para de quejarse y mugir, de vez en cuando la acompañan algunos perros a modo de coro. No es que esté la vaca en la habitación de al lado. Es que la amplia habitación, con seis camas en tres literas, tiene solo una pequeña ventana pero que da justo al lado del sitio donde está la santa vaca del Ashram. Luego la visito, es enorme, está un poco flaca y me dicen que se queja solo para que le den más y más comida. Está permanentemente encerrada en un habitáculo de unos 25 o 30 metros cuadrados, donde se puede mover a su antojo, con una parte techada, pero se debe aburrir bastante.

También la cabra, atada permanentemente a un árbol para que no destroce todo. A me explica que la vaca se metió una vez en el huerto y fue un desastre. Además si se la saca a pasear y se para, se niega a caminar en un momento dado y no hay dios que la mueva, perdón no hay hombre ni mujer que la mueva. Se necesitan 4 o 5 humanos solo para empujarla un poco.

El resto de animalia lo constituyen un simpático burro y un caballo enano o sea un pony.

Y respecto de los animales humanos, que se me olvidaba, lo constituyen en este momento como residentes, además de A solo una chica húngara, Amy. Los demás, el dirigente, líder o gurú del Ashram está con una compañera checa vendiendo cosas por las playas de Almería y no volverán hasta dentro de unos días. O sea que no les voy a ver. Son muy majos. Los conocí en una charla en la asociación La Barraca y pasaron una noche en mi casa. El gurú es, ejerce y emana una gran sencillez –envidiable- y tranquilidad.

Aparte vive cerca, en casa alquilada a la asociación, una joven sueca, Nova, simpatizante de los krishnas, con mala leche y dueña de una perra con más mala leche todavía, y sus simpáticos y pesados cuatro perritos, de la última camada. Los cinco más la dueña dan bastante el tostón según A, pero no puede criticarla y ni mucho menos insultarla porque todos son igualmente hijos de Krishna. Y como Amy es bastante animalista los perros están acostumbrados a hacer lo que les da la gana.

Después de una breve visita al terreno nos ponemos a comer. Solo fruta me ofrece A para estar los dos días previstos desintoxicándonos… a modo de prueba. Yo estoy tan cansado y el calor es ya tan total que le digo que sí que vale, lo que quiera. La sandia y los plátanos están estupendos. Por lo menos la sed y la sensación de sequedad total se alivia, especialmente con la sandía y la debilidad con los plátanos. Y después de comer la siesta, vuelta a dormir un rato…


Ahora ya he conseguido dormir algo. Cuando me levanto de la segunda siesta pienso lo típico que en algún momento se piensa en todos los viajes, sobre todo en los largos y en el extranjero, a mí al menos siempre me ocurre: ¿Qué narices hago yo aquí? para qué he venido? No será mejor irse y volverse ya para casa?

El objetivo ya está cubierto: conocer el Ashram de Almería. Ya lo conozco y punto. En este caso la duda sobre si merece la pena el viaje, o mejor dicho si merece la pena mantenerse en el viaje y no es mejor volverse ya. La duda, decía, no me surge después de una semana o varios días, me ha surgido a las pocas horas de llegar al destino. Bueno, habrá que aguantar un poco. Un poco más. Porqué las ganas de irse: tal vez sea que ya está visto lo principal. Las estancias resultan poco gratas o sea pelín cutres... El calor. La sequía total, la sequedad en la piel…. El viaje me ha recordado por momentos a algunas zonas de Nicaragua, eran tan secas que hasta los cactus se morían de sed. No es el caso de la zona, de la pedanía donde estamos, tienen abundante agua, y en el ashram más. Pero en cuanto salimos de ahí el paisaje es el desierto. Cuando viajamos por Almería, como esta mañana, el paisaje es tan bonito como desolador-desolasol.

Volvamos a la descripción del Ashram… con las fotos adjuntas. La entrada: está una primera estancia pequeña, el espacio para los zapatos y una mini tienda con productos de la India o más o menos traídos de allí, y los libros impresos de acá, todo a la venta para las visitas. Luego el amplio espacio de estancia a modo de salón, da al sur y hay una gran cristalera-ventanas, magnífico para el invierno debe ser estupendo, en verano no tanto. Hay cuadros, fotos de gurús, estatuas para adorar o lo que quieras, aparato de música, estufa de leña -junto a la misma una caja con cacas secas de vaca que es buen combustible para el invierno, asientos, aparatos para tocar música, tambores... Algo consustancial a los krishnas es la música, siempre. O se está en silencio total o hay música de fondo. Ver tele cero. En una habitación contigua hay trastos y una gran televisión muerta.

Luego la cocina, con algunas partes que se caen a pedazos pero bien apañada. Y después las habitaciones. Encima, como decía, está el templo. Es un gran espacio diáfano, con un techo curvado por el peso y los años. Al fondo de esta buhardilla templo está el “altar” un espacio vertical lleno de figuras y figuritas, con una especie de visillo-mosquitera que se levanta a modo de estor-cortina vertical, se recoge, y es donde están las figuras de Krishna y otras pequeñas, muñequitos… como un nacimiento católico pero en vez de portal de Belén y pastores tenemos figuras indias a las que adorar. También en el altar vertical se ofrecen ofrendas a los dioses, alimentos especiales para ellos, etc. Se les ofrecen y luego se lo comen los ofrecedores. Se mantiene la estancia limpia, aquí es obligatorio estar todos descalzos, hay que mantener la pureza del espacio.

Por las mañanas se realiza en el templo la ‘pulla´ (escrito puja, https://es.wikipedia.org/wiki/Puja_(hinduismo). Se celebra a las 4,30 de la mañana… a las 5 cuando la preside AdJ. Le vuelvo a contar otra vez que hacen mal la cuenta, que las 4.30 en la India es las 6.30 en España si contamos respecto al sol. Que aquí en verano el mediodía es a las 14.00h, pero por ejemplo en Alemania lo hacen bien y el mediodía es a las 12, a las 12 del mediodía… como su propio nombre indica. Pero no le convenzo, masculla algo sobre que es a las 4.30 o las 5 porque se trata de hacer un sacrificio… En fin, las semejanzas entre todas las religiones son sorprendentes, como iremos viendo. El caso es joderse un poco más, no basta con lo que nos joden los demás, los poderosos, las injusticias, las enfermedades, etc. nosotros añadimos el sacrificio. voluntario. Volveremos sobre el tema más adelante, si queda tiempo y ganas.

Por la tarde nos vamos de excursión a la zona de los telescopios gigantes que hay justo en la montaña que da la espalda al Ashram, estamos en la falda de esta montaña a la que el peugeot sube con gran facilidad, en una carretera casi privilegiada, se nota donde hay dinero, la instalación del observatorio es de un consorcio/instituto hispano alemán.

Antes hemos recogido a dos compas alemanes, que viven en el mismo cortijo donde dejamos comida por la mañana: Bruno y Jasmin, compañía que no habla nada de español, solo un poco de inglés y alemán. B sí habla español, lo aprendió leyendo y estudiando durante su oficio de taxista en Hamburgo. Se fue de Alemania porque le obligaban a llevar mascarilla en el taxi durante la pandemia de 2020. Me comenta A que le echaron de la empresa por negarse a llevarla. Luego B me cuenta orgulloso que solo ha tenido que ponerse la mascarilla en dos ocasiones en su vida, para entrar en edificios oficiales que se la exigían. Ha huido él y los otros cinco o seis alemanes de todo, de la pandemia, de cómo nos engañan, de lo mal que está el mundo y, supongo, de la guerra de Ucrania. Un tipo simpático y majísimo, de casi la cincuentena. Eso sí tan negacionista que ni se pone el cinturón de seguridad en el coche… Pero iba atrás me responde A cuando se lo comento. Creo que también es obligatorio, respondo. Polaco de origen. Así que habla polaco, alemán, español y un poco de inglés al menos. Disfruta de todo y de su nueva vida alejada de la civilización. Tienen en el nuevo caserío cabras y gallinas, y comienzo de gran huerta abajo, en medio del barranco que les separa del Ashram. Una maravilla. Me pregunta si he ordeñado alguna vez… le respondo que no, nunca. Me responde, siempre orgulloso y satisfecho, que el ¡sí! tres veces en estos días.

Comentamos este nuevo movimiento de alemanes comprando terrenos en la zona. En el interior de Almería los precios son muy asequibles, al igual que en otras zonas de la España rural del interior. Esta llegada de centroeuropeos que huyen me recuerda a la otra gran movida de finales de los 80, venían huyendo del accidente de la nuclear de Chernóbil (abril 1986). Muchos se fueron a Canarias, el punto más lejos –y más interesante según las posibilidades de cada cual.

Las instalaciones de los telescopios son sorprendentes: 6 o 7 grandes esferas, algunas enormes… más un conjunto de edificios que parece una pequeña ciudad: son sus instalaciones, hotel, cafetería… todos los edificios y esferas blancos, parece una pequeña NASA o instalación lunar.

20 julio

La noche bien. Duermo ampliamente, me despierto a eso de las seis, estoy por subir al templo pero no, lo dejo para mañana si eso.

Por la mañana me doy un buen paseo por la finca, con la fresca todo está muy bien. Luego en coche a tomar café en la piscina. Las compas se bañan. A y yo nos quedamos en el bar de la piscina, solo tienen café, no tienen ni un bollo ni nada de acompañante. Si nos acompañan las moscas, a tropel en la cara, las piernas, etc. mejor hubiera sido bañarse, debajo del agua nos hubieran dejado en paz.

Vuelta al Ashram. Comida igual, plátanos, sandia, picotas… algo más que no me acuerdo, unas verduras me parece.

Nos vamos por la tarde con los dos alemanes a un rastro cerca de Las Negras. El viaje, de más de cien kilómetros me produce una cierta depresión: el desierto de Almería es muy bonito, pero todo seco. El aire que entra por las ventanas quema. Ni pregunto si hay aire acondicionado. Aquí lo único que condiciona es la sequedad total. La garganta seca, la piel seca…

Les dejamos en el mercadillo que se está montando. Y nos vamos a una playa cercana. Son las 8 de la tarde más o menos, después ya casi vemos la puesta del sol. Pero no, nos vamos antes a cenar de verdad, a pueblo cercano. Una buena y abundante fritura de pescado. Rompemos el vegetarianismo radical, un poco al menos. Me he dado un baño en el mar muy reconfortante, después de dos días sin ducharme. Como es una playa salvaje –a pesar de que hay cientos de personas- tampoco hay duchas pos, pero da casi igual, el caso es haberse bañado en el mar. Vuelta de otros cien km aprox.

Por la noche regamos, el agua es abundante. Las estrellas más. Hacía muchos, muchos años que no veía tantas y la Vía Láctea en el horizonte estrellado.

21J

Al día siguiente me despierto a las seis y pico y, haciendo un esfuerzo sobrehumano, subo a ver la puja al templo. Hacer la pulla es literal, tal cual en su doble sentido -te haces la pulla a ti mismo, o tal vez el sentido es único. Entro y no veo a nadie ¿se habrán ido ya? No. A nota mi presencia y me llama, está detrás de la columna central por eso no le había visto. Salgo al patio-terraza, es de noche, se ven las estrellas, pero ya pocas, no como anoche, estamos al alba, está comenzando a amanecer. Me dice que también está B, está dormitando o rezando al fondo en lo oscuro del templo y no le había visto. Al rato entra también compi húngara. Se corre el visillo que tapa el a modo de altar. Hacen posturas de adoración, se postran ante Krishna varias veces, en el suelo con posturas más eróticas que otra cosa, además de relajantes y creo que buenas para la espalda. Después tocan diversos instrumentos y cantan un poquito. Me ofrecen que elija instrumento musical pero no me siento preparado, no me atrevo.

A la salida comentan que el mercadillo fue desmantelado por la policía local, una cosa de locos, porque había un montón de puestos y se supone que estaba autorizado. Pero se habían quejado los comerciantes. Tiene toda la pinta de una canallada y abuso de autoridad.

Después descanso en cada habitación. O sea una cabezadita que les viene muy bien. Me despido de H y me voy en el superbólido con A al pueblo, a desayunar bien. Y después tiramos para Almería. Otra vez echamos gasolina, más costes tan inesperados como pequeños.

Sri Swami Prema Rajendra Das

El viaje de vuelta bien desde Almeria. Salimos a eso de las 9.30. El bus tiene los asientos mejores que los del de la noche qué pena. El frío molesta pero es llevadero, sobre todo porque me he puesto dos camisetas. Además me he acordado de coger los tapones para los oídos. Así la música y la tonta conversación repetitiva del conductor con su acompañante no me rallan la cabeza demasiado.

En Méndez Alvaro el choque es brutal. Pasar del frío a los casi 40 grados de las 4 de la tarde madrileña… No querías calor, sequía y sequedad en el ambiente… pues dos tazas. Con lo bien que estábamos en el Ashram. Conclusión, la cabeza es un mar de contradicciones.

De vuelta a la civilización, de vuelta a casa he incorporado la costumbre de tomar sandía antes de la comida. Muy bien. Las compro al doble de precio que en Almería y tienen la mitad de sabor.

(Para el libro de memorias) 






15 de julio de 2022

La izquierda tiene un problema con la comunicación y con RTVE. Y el PSOE también.

 
Viernes 8 de julio 2022, media España está pendiente de la presentación del proyecto de Yolanda Díaz que, por fin, se presenta en Madrid. Sí media España es exagerar un poco, pero lo cierto es que tanto las gentes de izquierdas como las de derecha, extremo centro, ultras… tenían al menos curiosidad por la puesta en escena del proyecto político de la Vicepresidenta, que se ha hecho esperar durante bastante tiempo. Indudablemente es la noticia del día. 21,00 horas, telediario de Televisión española. Le dedican unos segundos a la noticia del día, durante esos segundos vemos y oímos tres frases de la intervención de Yolanda, para que nadie diga luego que la información es incorrecta. Precisamente los segundos en que marca distancias sobre siglas y partidos existentes. Sobre el acto en sí solo se indica que asisten unas cinco mil personas y que estuvieron Llamazares y Monedero. Y punto. No se dice en qué consistió la actividad, quienes intervinieron antes que Yolanda (destacados miembros de nuevas entidades sociales, de trabajadores, de la denominada sociedad civil...). No se dice nada de cómo seguirá el proceso de escucha (más allá de que Yolanda recorrerá España), cómo se organizará, cómo se está organizando, no se entrevista a nadie de los asistentes, ni se pregunta a ningún consabido y manido “experto” –tan recurrentes ante cualquier tema, ni a políticos de otras formaciones… Total solo son cinco mil rojillos de nada. El telediario, de una hora de duración, continua con todo tipo de noticias, reportajes atemporales, etc. Y la noticia estrella –para ellos- durante todo el fin de semana y repetida machaconamente durante tres días: los actos de recordatorio del asesinato de Miguel Angel Blanco por ETA. El PP aprovecha y acusa al PSOE de pactar con Bildu la Ley de Memoria Democrática, consiguiendo mezclar ETA con memoria histórica y PSOE. ¿Qué se ha “pactado” con Bildu? No se dice nunca no vaya a ser que nos enteremos de algo. Periodismo de ocultación.

En otro momento de los informativos se anuncia que televisión española ofrecerá una entrevista en exclusiva al juez García Castellón, en ¡exclusiva! Gran notición. Pero no para preguntarle cuándo va a dejar la carrera judicial, después de haber abierto múltiples causas contra Podemos reiteradamente archivadas por tribunales superiores. El juez que, por ejemplo, quiso juzgar a Pablo Iglesias porque le habían robado el teléfono a una colaboradora y Pablo no hizo lo que el juez consideraba que debería de hacer o que publicitó las causas que abría sobre la financiación ilegal de Podemos, urdidas en algunos medios de/o las cloacas del Estado y en su cabeza. Todas las causas archivadas y el juez ni dimite ni está pendiente de juicio por presunta prevaricación. Pero en RTVE le entrevistan no para explicarnos sus acciones supuestamente ilegales. No, es que es un experto en otras cosas que no vienen al caso y por eso nos lo sacan en la oficial televisión española. La televisión con más presupuesto, la que pagamos todos con nuestros impuestos y que parece que no tiene periodismo de investigación, si de ocultación y de desviación.

Son un par de ejemplos entre mil. Suelo ver también los informativos regionales madrileños de RTVE, a las 14,00 horas. Son copia de la información de TeleMadrid. Por citar un ejemplo de noticias calcadas, una de hace unos meses, se informó que: la subida del precio de la electricidad ha motivado que Metro de Madrid anuncie una reducción del número de trenes en circulación, pero esta reducción del número de convoyes, en un 10%, “no provocará ningún perjuicio para los usuarios”. La misma noticia es dada en RTVE y en la teleayuso de TeleMadrid. Tal cual. Pues si que circulen menos trenes no perjudica a nadie que no lo reduzcan un 10% que sea un 50% que así se gastarán menos en luz.... un par de meses después aparece, en algunos periódicos, las protestas de los usuarios por el aumento de los tiempos de espera, la aglomeración en el interior de los trenes (con una pandemia que no termina...). Así noticia tras noticia.

RTVE no está sola. La comunicación va a peor. La cobertura informativa de la guerra en Ucrania y la convención-fiesta-vasallaje a la OTAN ha sido y es lamentable, dada por todos los grandes medios de comunicación de masas, medios de “formación de masas” (que decía Agustín García Clavo). En esto los medios privados se han llevado la palma. La Sexta, salvo excepciones puntuales, ha cubierto la invasión de Ucrania durante los primeros tres meses en una mezcla de revista del corazón y de El Caso, referente periodístico del franquismo de sucesos. Hemos visto como se conectaba en directo con el corresponsal de la Sexta en Kiev para que informara de la situación y el periodista comenzaba su información diciendo: “Esta guerra la vamos a ganar. Esta guerra la va a ganar Ucrania, la tenemos que ganar a pesar de los bombardeos...”. No citaba palabras de alguien, no: era su opinión sobre el tema. El periodismo informativo objetivo debe de ser ahora este, primero mi opinión, luego ya informaré de algo.

Ahora la guerra en Europa ya no es de interés, ya no hay primicias que vender, aunque puede haberlas en cualquier momento. No es que seamos un país en la OTAN, es que ahora somos más otanistas que nadie. Durante la cumbre y alrededores, durante más de una semana la machacona publicidad con todos los parabienes que tenemos gracias a la OTAN ha sido la protagonista de todos los informativos, de los de RTVE también. Por ejemplo “informando” que para ingresar en el selecto club de la OTAN se deben cumplir tres requisitos, entre estos ser un país europeo y tener un sistema de gobierno democrático. O sea ¿ser europeo como Estados Unidos y una democracia como la de Turquía? A continuación se entrevistaba cada día a dirigentes y expertos nacionales y mundiales para explicarnos lo malo que es Putin, que todo empezó con sus invasiones a regiones cercanas a principios de siglo –antes la historia no existe no vaya a ser que entendamos algo...

A mayor abundamiento, la dirección actual de RTVE se ha visto involucrada en diferentes escándalos, un tanto escabrosos. Y censuras. Como despedir a un trabajado por poner un subtítulo a la noticia de que la princesa se iba a estudiar “fuera de España, como su abuelo”. Despido declarado nulo por la magistratura con obligación de readmisión.

Se equivoca gravemente el PSOE si piensa que los ataques, mentiras y manipulaciones desde los medios a Unidas Podemos y a las diferentes izquierdas no va con ellos. No les afectan. Se deja los pocos medios públicos que quedan en manos de la derecha, y pensar que los perjudicados son solo o principalmente los que están a su izquierda. Los perjudicados somos todos y la misma democracia.

El que se contribuya al desgaste constante de los grupos a la izquierda le impedirá al PSOE gobernar durante muchos años, no solamente a nivel estatal, también en autonomías y ayuntamientos.

Entre los múltiples leyes y regulaciones que están pendientes –y que se van a quedar en el tintero- se encuentra una sobre los medios de comunicación. Sabemos que cualquier regulación, norma, etc será difícil, controvertida y las derechas que dominan sobradamente los medios privados se lanzarán a degüello. Tan controvertida como necesaria.

también publicado en: https://blogs.publico.es/otrasmiradas/61791/la-izquierda-tiene-un-problema-con-la-comunicacion-y-con-rtve-y-el-psoe-tambien/#analytics-buscador:listado





27 de junio de 2022

OTAN NO, Bases Fuera. Rusia tampoco

El pasado 24 de febrero Rusia invadió Ucrania y cambió la historia mundial y especialmente la de Europa. Muchos lo pensamos así, aunque hay quien piensa que esta invasión es solo una continuación del conflicto que comenzó en 2014 y es solo una guerra más de las que asolan el mundo, unos catorce conflictos armados vivos en estos momentos.

No me voy a detener en desmenuzar las explicaciones de por qué el gobierno ruso decidió invadir Ucrania, las explicaciones son muchas para entender mejor por qué se produce esta guerra. Son explicaciones, pero no justificaciones de una invasión. Solo voy a comentar algunos aspectos que han resultado especialmente llamativos cuando se habla de este conflicto. Por ejemplo, en el debate sobre la conveniencia o no de enviar armamento al gobierno ucraniano, las discusiones dentro de las izquierdas han sido especialmente agrias. El tema es complejo, plantea dilemas morales, políticos y geoestratégicos y, casi siempre, las respuestas han sido excesivamente simples, cuando no simplonas o directamente insultantes.

Hemos podido leer a escritores y periodistas muy, muy de izquierdas que, al poco de comenzar sus artículos o columnas de opinión, llamaban izquierdistas de salón, la “izquierda exquisita” o directamente imbéciles, a los que propugnan la no intervención con el envío de armas. Desde luego no parece el camino más clarificador insultar al que opina lo contrario a partir de la tercera línea, el resto de lo expuesto ya es para reiterarse o para abundar en tus supuestos argumentos. Las comparaciones son odiosas y las utilizadas en este conflicto han sido de todo tipo, tan abundantes como lamentables, solo para justificar lo que son afirmaciones categóricas de partida, como considerar que ayudar al gobierno de Zelensky es tan necesario como lo fue ayudar al gobierno republicano español legítimamente elegido, tras el estallido de la guerra civil, o que Putin y su gobierno es igual que el de Hitler y por eso hay que intervenir directamente…

Por el lado contrario, afirmaciones del tipo de que los que quieren enviar armas son los “partidos de la guerra” tampoco han ayudado mucho. Aunque en este lado de la izquierda desde luego se ha sido y se es mucho más comedido.

Algunas falacias que se han dicho: En esta guerra están a un lado las democracias y la OTAN, y al otro la dictadura rusa de Putin. Es la guerra de la democracia contra la dictadura. Vamos a ver. En la OTAN está Turquía, que encarcela a periodistas, prohíbe la libertad de expresión y detiene a opositores, ha ayudado directamente al terrorista Estado Islámico (reconocido) ¿Es el régimen turco actual una democracia? Estamos acostumbrados a denominar “democracia” o “dictadura” a cada país, sin más matices, aunque sabemos que esto no es cierto en la mayoría de los casos, tendríamos que hablar de regímenes autoritarios, democracias imperfectas, dictablandas… Son la federación de Rusia o el Estado de Ucrania ¿dictaduras o democracias? ¿Internamente, son mejores o peores que la otanista Turquía? En Rusia se persigue a la oposición, muchos opositores encarcelados, algunos eliminados, prensa amordazada… En Turquía lo mismo. En Ucrania doce partidos políticos fueron prohibidos antes de la invasión (comunistas, izquierdistas, prorrusos, etc.) y bastantes más después. Se había reducido la enseñanza en ruso. Ucrania tiene un régimen de difícil calificación. No es un gobierno neonazi, aunque protege y ha integrado a ultraderechistas y neonazis en su ejército, como los del batallón Azov. El régimen ucraniano es considerado uno de los más corruptos del mundo. Entre otras de sus políticas reconocidas oficialmente está el convertirse en el Estado europeo que más promociona el negocio privado de los vientres de alquiler, con miles de mujeres a las que se paga entre 15 y 30.000 euros (el triple de un sueldo medio anual, más a las empresas que lo organizan) por quedarse embarazas y tener hijos que entregaran a sus compradores “dueños” legítimos.

Se dice: pero Ucrania es un Estado soberano y tenía derecho a entrar en la OTAN y en la UE si quiere. Relativamente. ¿Se permitió la instalación de misiles rusos en Cuba? No ¿Se hubiera permitido a Cuba que hubiera pasado a formar parte de la URSS? Tampoco ¿Se permitiría hoy que, por ejemplo, Venezuela, Cuba y Nicaragua firmaran un acuerdo de defensa mutua con Rusia con la instalación de tropas comunes en todos estos países soberanos? EEUU lo consideraría una amenaza inasumible. Las soberanías de cada Estado son relativas, como las democracias. Recientemente hemos sabido, de boca de uno de los más altos miembros de los gabinetes de Adolfo Suarez, que la embajada norteamericana hizo llegar el mensaje al gabinete de Suarez de que, si España no entraba en la OTAN, Canarias podría declararse independiente, de manos del grupo de “liberación” que realizaba atentados contra los intereses españoles, el Movimiento por la Autodeterminación e Independencia del Archipiélago Canario (MPAIAC). Cuando el gobierno firmó el compromiso de ingreso en la OTAN su principal dirigente, Antonio Cubillo, sufrió un intento de asesinato en Argel (1978) que la Audiencia Nacional consideró había sido encargado por personas no identificadas «pero sí pertenecientes a los servicios policiales». España es soberana pero hasta cierto punto. Se arriesgaba si no entraba en la OTAN a perder Canarias, Ceuta y Melilla. Ya había cedido el Sáhara a Marruecos, vergonzosamente, de manos de una operación protegida por el gobierno norteamericano.

La Unión Europea y Ucrania son los grandes perdedores en esta guerra. La UE en su economía. Ucrania pierde miles de vidas humanas. Rusia también. Estados Unidos la gran beneficiada. Venderá más petróleo y gas a la UE. Se ha vuelto a la guerra fría, pero más caliente que puede extenderse si la OTAN se empeña en no reconocer acuerdos, ni cumplir lo comprometido en el proceso de disolución de la URSS. Más aún si se empeña en seguir provocando y, por ejemplo, no respeta que Kaliningrado es parte de Rusia. La paz en el resto de Europa está ahora mismo cogida con alfileres. Alargar el conflicto mediante el envío de armamento pesado ¿a quién beneficia?: a EEUU, y el más perjudicado vuelve a ser Ucrania, que pone los muertos, y la UE.

¿Cuáles han sido y son los mayores enemigos de la Unión Europea? Evidentemente Rusia y Estados Unidos. USA le ha interesado una unión de mínimos, desde siempre ha trabajado por una UE domesticada, a su servicio, y lo ha conseguido en la mayoría de los casos y conflictos. Solo le interesa que exista mientras no le haga la competencia económica, ni política, ni militar. Como las ultraderechas de todos los países, USA apoyó el Brexit: divide y vencerás. Y a Rusia también. El apoyo directo del gobierno ruso a los partidos ultraderechistas europeos está más que demostrado, ha sido la colaboración directa a todas las organizaciones ultranacionalistas y fundamentalistas cristianas, que ponen por delante la defensa de la independencia de cada país por encima del respeto a los Derechos Humanos y por encima de cualquier cesión de soberanía a la UE. En esto coinciden por igual Rusia y USA. Son los enemigos evidentes del desarrollo de la UE.

Y en este punto hay que recordar que la Unión Europea es la región del mundo donde más se respetan los Derechos Humanos. Con todos sus defectos e insuficiencias. La Unión Europea camina hacia una confederación de Estados independientes, si es que no lo es ya, y muchos lo consideramos beneficioso para conseguir más y mejor democracia, y por tanto mejores condiciones de vida para la mayoría de las clases trabajadoras. Incluso la UE puede llegar a constituirse como un nuevo Estado confederal. Lo cual plantea otras incógnitas. Puede un Estado, de este o de cualquier tipo, que cuenta con una población de unos 450 millones de habitantes, y que por lo tanto es una potencia mundial ¿puede existir sin unas fuerzas armadas propias? Ahí están los dilemas a resolver si queremos que la UE se independice de una vez de USA.

La OTAN celebra su cumbre en Madrid en los próximos días. Y habrá las lógicas manifestaciones de protesta por este encuentro internacional de una organización bélica que desde hace décadas perdió su razón de existir. Y que ha intervenido fuera de sus fronteras repetidas veces, a pesar de lo que diga Borrell: la OTAN bombardeó Serbia, Libia, etc. Pero, a pesar de todo, si consideramos que el mundo cambió el 24 de febrero, con la injustificada invasión rusa de Ucrania, parece un error de bulto que en la publicidad de las manifestaciones de protesta solo se vean eslogan de “contra la OTAN, por la paz…” Las posiciones desde las izquierdas y organizaciones progresistas tienen que ser claras y globales. No a la OTAN y no a Rusia. No se ha seguido el ejemplo de algunos carteles y plataformas republicanas, con mensajes más claros de “Fuera tropas rusas de Ucrania...” y es un error. No se puede condenar la invasión rusa de Ucrania solo en la letra pequeña. Debería figurar en todos los llamamientos y carteles reivindicativos de la paz y contra la OTAN. No queremos ni imperialismo norteamericano ni ruso.


In memoriam

artículo dedicado a Angel Alvarez Escarpizo,
amigo y compañero,
luchador incansable siempre,
del que tanto aprendí 
y con el que tuve ocasión reciente de debatir sobre estos temas.


Versión ampliada del publicado en:

https://blogs.publico.es/otrasmiradas/61125/otan-no-bases-fuera-rusia-tampoco/#md=modulo-portada-fila-de-modulos:3x2-t1;mm=mobile-medium